Marco Odermatt, el joven “Oro” del Mundial Juvenil de Esquí Alpino

Marco Odermatt es un esquiador suizo, Campeón Mundial Juvenil de Esquí Alpino en Davos, una hazaña que le ha valido un récord debido a que nadie había ganado cinco medallas de oro en el mismo evento.

Odermatt, de 20 años, es especialista en las disciplinas de Slalom Gigante y Súper G. Ha participado en importantes torneos de esquí como la Copa de Europa, la Copa Mundial en St. Moritz y el Festival Olímpico Europeo de la Juventud en Malbun.

Una pasión que empezó a los dos años

El nativo de Buochs en el cantón de Nidwalden montó por primera vez unos esquíes a los dos años y a los cuatro participó en su primera carrera. Odermatt era una promesa del deporte de invierno, por lo que a los 10 años fue incluido en el equipo de seguimiento de la Asociación de Esquí de Nidwalden.

El ascenso de su carrera comenzó en 2016 cuando viajó al Campeonato Mundial Juvenil en Sochi y regresó con dos medallas: una de oro en Slalom Gigante y una de bronce en Súper-G.

Odermatt se lesionó en el 2017 durante una prueba de la Copa de Europa. El suizo se rompió el menisco derecho y tuvo que tomar un receso de once meses, lo que dificultó su regreso en la temporada actual, impidiéndole conseguir puntos en cinco slalom gigantes. Pero no se rindió y las lluvias de medallas de 2018 no tardaron en llegar.

Su gran proeza fue este año en el Campeonato Mundial Juvenil 2018 en Davos, donde ganó cinco medallas de oro en las categorías: Descenso, Súper Gigante, Slalom Gigante, Competencia Combinada y por equipos, es decir, obtuvo cinco de las seis medallas de oro posibles, lo que marcó un hito inédito en la competición.

Un adolescente como otro

Odermatt vive con sus padres Priska y Walti y con su hermana menor Alina en su ciudad natal. El joven esquiador tiene una prometedora carrera por delante, pero en su tiempo libre hace actividades de un adolescente común. Le gusta conducir en Buochs y buscar espacios donde se pueda conectar con la naturaleza que le permitan disfrutar del aire puro.

Además, el aventurero deportista se divierte en el columpio de Nevis en la capital de la adrenalina, Queenstown en Nueva Zelanda.

You may also like...